VINILA VON BISMARK y THE LUCKY DADOS

Puedes llamarlo revival, pero esto es puro rock and roll

El dia que Vinila acudio al local de ensayo de los Lucky Dados lo vio claro. tenia que unirse a esa banda. Ellos tenian el sonido y la actitud que ella necesitaba para respaldar su provocadora y exuberante personalidad, asi como su gusto por los espectaculos de epocas pasadas, aportando cada uno los elementos que componen este coctel explosivo que son VINILA VON BISMARK THE LUCKY DADOS, donde se mezclan el rockabilly, el swing, el rocksteady y otros ritmos con raices anteriores a los 60 logrando un sabor de regusto anejo sin perder la vitalidad de ninguno de sus ingredientes. Vinila encarna con una naturalidad desbordante la elegancia y la picardia del cabaret, adornandolas con elementos circenses y hasta ciertos toques grotescos. Aquella chica a quien algunos ya conocian por los eclecticos Krakovia, asume por fin aqui el protagonismo casi absoluto en escena, y aunque los chicos ponen el perfecto contrapunto chulesco al glamour de la diva es ella quien atrae las miradas y los flashes, acaparando practicamente la atencion sobre las tablas. Hay que reconocer que tiene algo, y no es una voz privilegiada aunque sabe sacarle casi todo el partido posible sino un total control de lo que es el show, y un genuino saber hacer y estar ante el respetable. En esta ocasion, acudiamos a la grabacion de un especial de TV para el espacio A solas de la cadena musical SOL MuSICA. No era quiza la mejor ocasion de ver en todo su esplendor el espectaculo que pueden llegar a ofrecer Vinila y sus Dados Afortunados, pero para mi era al menos la oportunidad de acercarme por primera vez a un directo de esta banda que promete mucho y que no nos defraudo en el singular escenario montado al efecto sobre la misma escalera central de este emblematico edificio de la Gran Via madrilena – siempre presente en la vida de la capital, pero ahora de mas actualidad que nunca al celebrarse durante este año el centenario de esta gran arteria de la capital. Con una cuidada imagen acorde con la epoca de referencia musical, salieron todos a escena de un discreto y elegante negro que hacia destacar aun mas la rubia cabellera de la cantante, a la que acompanan un enorme contrabajo – de los de verdad – manejado con soltura por un Carlos Lopez mientras el otro Carlos Mirat golpea una sencilla pero efectiva bateria, y Pedro Herrero pasa en solo cuatro canciones lo programado, las hicieron dos veces y antes de irse nos regalaron un bis de deslumbrarnos con una Gretsch blanca a hacerlo con una Gibson negra, aportando por si fuera poco tambien su voz. Todos ellos escoltados por una solvente seccion de vientos trombon, trompeta y saxo que dan el brillo necesario al sonido de las canciones y te hacen volver a tiempos en que era habitual que la distincion no estuviera renida con la diversion salvaje. Aunque algo encorsetados por las circunstancias, nos dieron una buena muestra de lo que saben hacer. Lamentablemente, me perdi la reciente presentacion de su album de debut, The Secret Carnival, que fue todo un impacto como ya hemos podido leer en esta misma web, asi que la proxima vez que los vea espero que sera dando todo lo que son capaces de sacar de si, en un concierto de verdad que nos de la autentica dimension de estos artistas. Ahi podremos disfrutar de todo el potencial que sin duda atesoran. En tanto, escuchad el disco y no les perdais de vista, merecen la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.