ORQUESTA MONDRAGÓN

El maquinista de la General

Vuelve la máquina del rock’n’roll. Tras diez años de silencio discográfico, y fruto del renacimiento artístico de JAVIER GURRUCHAGA en México, ha aparecido el fruto de tres años de producción, que por lo visto iba a presentar el españolero título de “¿Por qué no te callas?” pero que al final (y menos mal) se titula “El maquinista de la General” como homenaje al padre de Gurruchaga, que fue ferroviario. Mejor. De paso, enlaza con la imagen viajera que siempre ha tenido la Mondragón desde “Viaje con nosotros”.

El álbum repasa varios clásicos (desde la óptima mexicana), combinado con algunas versiones y algunas canciones nuevas. De la mano de compositores de allí, rescata una serie de temas de tipología diversa. Los temas, como en los anteriores álbumes de la banda, cubren toda suerte de estilos, haciéndola inclasificable: desde el quasi-hardcore hasta el bolero, pasando por mambos, rocanroles, bluses y lo que haga falta.

A sus cincuenta pasados ya en dos o tres, Gurruchaga ya no nos ofrece aquellas finas reflexiones sobre el amargo funcionamiento de las cosas, lanzadas a base de cachondeo a destajo. Ahora lo que vamos a encontrar es fino cachondeo lanzado a base de reflexiones sobre el funcionamiento de las cosas. Así, encontraremos temas de temática social mexicana (como “Noko”, de MOLOTOV, acompañados por ellos mismos, o “Pasó cerca la bala”, que además resulta ser muy reivindicativa de la ORQUESTA MONDRAGÓN, y que incluye un solo de trompeta del propio Gurruchaga); clásicos modernos de la música mexicana (como la sensacional “Metro Balderas”, del malogrado RODRIGO GONZÁLEZ, muy al estilo SABINA, “Por los arrabales”, un bolerito de JAIME LÓPEZ, “El blues de la nube”, de BETSY PECANINS, fusionadora de rancheras y blues que también acompaña a la Mondragón en este tema, o la excelente “¿Quién parará esta locura?”, de RAFAEL MENDOZA, acompañados por la cantante TIARÉ SCANDA); versiones de clásicos internacionales (“Susie Q”, de Creedence Clearwater Revival, “Whole lotta Rosie”, de AC/DC, “Lo prometido es deuda” de MANOLO TENA, “Mystery train”, de ELVIS PRESLEY y “I’m so tired”, de los BEATLES, LENNON siempre tira mucho de Javier Gurruchaga).

Además, hay unos cuantos temas marca de la casa, como el sensacional blues que da título al disco, el simpático mambo “¿Por qué no te callas?”, la crepuscular “¿Qué fue de Baby Jane?”, con letra del citado JAIME LÓPEZ, y las protestonas “No más héroes, por favor” y “Smokin’ No smokin’”, acompañados nada menos que por SARA MONTIEL. Brutal.

En resumen, un excelente álbum. Quizás no sorprende, pero sí gusta. Bienvenidos de vuelta, Gurruchaga y cía.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.