LOS ESPIRITUOSOS IGOR PASKUAL

Grandes dosis de buen gusto en El Sol

No es nada corriente dentro de nuestras fronteras ver a una banda que encima del escenario infunda tanto respeto como la que nos ocupa. Clase, estilo, son palabras olvidadas dentro de la mediocre materia gris que domina el estrato musical patrio y, claro esta, nuca esta de mas recuperarlas. En primer lugar es ley destacar que Igor Paskual sorprendio al respetable con una tremenda puesta en escena y unas composiciones bastante maduras que podrian llegar a recordar a Petty o Springsteen en algun momento. No le caen mal los años al senor Paskual y nos alegramos por ello. Al rato, las luces se apagan y los espirituosos reparten la primera mano. Basta con echar un ojo a las influencias de la banda para tener una minima idea del buen gusto de la misma. The beasts of bourbon o Nick Cave and The Bad seeds no suelen ser referentes de nuestro elenco musical actual, y es por ello que en eso, como en muchas otras cosas, los espirituosos se diferencian bastante para bien de sus coetaneos. El propio Nick Cave dijo una vez que el buen guitarrista no es el que mas suena si no el que sabe donde sonar. Algo asi definiria muy bien el estilo de esta formacion que, al igual que un buen western, sabe medir la tension de principio a fin. A modo de storyteller, con una quietud intrigante, Astray, cabeza visible de la banda, va despachando letras que contienen verdades como punos y que hacen que la distancia con el espectador desaparezca desde el minuto uno. Las cartas van cayendo sobre el tapete. La banda, cual animal desconfiado, se guarda la energia para el momento del ataque, mientras la audiencia se ve arrastrada por los cantos de sirena de las bestias que dominan la escena. Esta bien utilizar el termino escena en este caso pues, Los Espirituosos es una banda tremendamente cinematografica. Se podria perfectamente cerrar los ojos mientras se escucha alguno de sus temas, e imaginarse la historia tal cual te la estan contando. Canciones que son peliculas, pero peliculas buenas, de las que huelen a clasico desde el primer fotograma, peliculas sucias, con grano, sin explicitar nada, todo de forma contenida para dar cancha a la imaginacion y a la inteligencia si amigos, hay bandas que confian en la inteligencia del publico. Entre barro y fuego van descubriendo su jugada, que no es otra que la de vestir elegantemente la cancion, cosa harto dificil. Si aun creias que podrias salvarte o escapar de su perverso juego zingaro, entonces, se despachan En mi pantano y no hay mas que hablar, tienes sucio hasta el carne de identidad. Para acabar, Un hombre, una cancion que es un espejo donde si no te reconoces es por que estas muerto. La elegancia, damas y caballeros, no esta en las cosas bonitas, no es regalada, hay que ganarsela. No hay otra manera, hay que remolcarse en el fango y ensuciarse el alma para comprender el significado de una camisa bonita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.