ALICE COOPER / THE BLACK ROSE ROAD

Alice Cooper ofrecio lo que se espera de sus shows mas teatrales

Volvia Alice Cooper a Madrid, en una gira espanola que sirve para presentar su ultimo trabajo en directo, Theatre of Death y pensabamos que enel completo calendario de conciertos de nuestra ciudad seria una de las fechas marcadas por todos los rockeros de pro. Y asi fue. Parroquia variada, desde los mas ochenteros heavys sonando con ver a Vincent y su alter-ego interpretar los tres discos magicos que le devolvieron a la actualidad en aquella decada magica, Constrictor, Raise your fist and Yell y Trash, hasta los mas talluditos que disfrutan sobre todo con la primera epoca en la que Alice Cooper tocaba con su banda y desgranaba un hard rock menos agresivo. Serian estos ultimos los que a la postre se llevaran el gato al agua, ya que el espectaculo que esta presentando Alice Cooper en esta gira se centra mas en lo teatral y en los temas mas intensos dejando atras los himnos de los ochenta. Los teloneros elegidos, la banda de Mataro The Black Rose Road sufrieron con las clasicas dificultades de lograr hacer vibrar a un publico expectante por ver aparecer al cabeza de cartel, pero aun asi dejaron retazos de clase con su forma especial y moderna de entender el Rock, pero evidentemente la noche era del hombre que decidio una vez morir en el escenario. Y muerte ibamos a ver. Hasta en cuatro ocasiones Alice Cooper fallece sobre las tablas. Es decapitado, fumigado, encerrado en una caja de tortura y ahorcado. Tal vez un exceso de formas de fallecimiento que tambien es aderezada con su asesinato a la enfermera, o las carreras constantes con los diferentes actores que van surgiendo sobre el escenario. Lo divertido de un concierto de Alice Cooper es que no pierdes la atencion un solo momento sobre lo que ocurre. Todo discurre a tanta velocidad que en alguna ocasion incluso llega a perderse la coherencia narrativa y no por sabido son menos esperadas todas las fases del show. Desde las mortificaciones hasta las diferentes formas de interactuar con el publico. Musicalmente el concierto adolecio de un gran sonido. Hubo momentos en los que la masa sonica hacia dificil entender los versos de las canciones y la voz de Alice tampoco brillo a su mejor nivel, pero no cabe duda que el conjunto es lo importante, la mezcla de espectaculo y concierto de Rock. Sono Poison, la favorita de los mas Heavys, tal vez demasiado pronto en el setlist. Y la coreadisima No more Mr. Nice Guy, muy al comienzo de la actuacion. The ballad of Dwight Fry nos mostro a Alice Cooper intentando zafarse de su camisa de fuerza. Vengeance is mine nos muestra como Alice se convierte en una grotesca arana que tambien es destruida y Feed my Frankenstein es acompanada por un monstruo mitad peluche gigantesco mitad ciclope. Hubo confeti, dolares, y hasta bandera de Espana. Todo con la compania de un grupazo de primera categoria donde brilla especialmente un fantastico guitarrista como es Keri Kelli. Divertido y corto. Porque apenas una hora y veinte despues de la aparicion del malevolo Alice Cooper todo terminaba. Con la misma cancion con la que todo habia comenzado Schools Out. Una extrana repeticion de una cancion en un musico que cuenta con 30 discos a sus espaldas. Un buen concierto, en suma, con todos los ingredientes esperados, pero en el que se sintio al final la falta de algo, tal vez mas minutos, tal vez mas temas o tal vez algo menos esperado y milimetrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.