ERIC SARDINAS

Como siempre pasamos una noche inolvidable escuchandolo

Ya no se que mas decir de Eric Sardinas que no haya dicho ya. Verlo en directo es toda una emocion. Antes de llegar a la sala me vine leyendo la biografia de Slash escrita por Anthony Bozza, y en cierta manera, a pesar que ambas son de estilos diferentes, si comparten su aficion por el blues.Y ver a Sardinas en directo me hace pensar que si Slash se hubiera dedicado a otra cosa, bien podria haber sido Sardinas. EL musico estadounidense tiene ya cinco discos publicados, a cual de ellos mas potente, aunque donde de verdad se ve la magia de este artista es en sus colosales directos, donde con sus fieles guitarras resofonicas Dobro, y que estan perfectamente afinadas, descarga con ellas toda una artilleria y una avalancha de canciones de Folk y Blues desgarradoras. Y eso es la grandeza que vimos en mas de una hora potente de actuacion donde no falto el clasico Down to whiskey, o I cant be satisfied o su potente homenaje a Robert Johnson con Hellhound on my train, asi como temas de su ultimo disco como Ride y As the crow flies. Y nada que decir de su perfecta banda escudera en todo momento de sus melodias, me refiero a la Big Motor Band con Levell Price en bajo y Patrick Caccia en bateria dando el ritmo perfecto para las melodias enigmaticas del guitarrista de Florida. Eric se hace respetar arriba del escenario, es un Dios de su instrumento, que le hace de interprete a su alma, y esta guitarra Dobro es la extension de su sentimiento y armonia que le sale de las garras y el corazon. Considerando que nacio zurdo, se aprecia mas su entrega al aprender a tocar todos sus acordes para el lado inverso. Lo dicho, si no fuiste no sabes lo que te has perdido. Eric, no te mueras nunca, tio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.