HYPOCRISY + HATESPHERE

Deth Metal con mayúsculas

Noche para dolores de cuello y de espalda después de ver a los suecos Hypocrisy , con nuevo trabajo, en la Sala Arena de la capital. Su atmósfera oscura y su potente sonido animaron a moverse sin piedad, de la mano de un gran Tägtgren que, aunque no pierde su carácter distante ni estando en escena, supo conducir a los fans hacia el delirio.

Antes que ellos, los telonero HATESPHERE presentaban también nuevo trabajo, “Murderlust”, por lo que no es de extrañar que dieran buena muestra del mismo, que, una vez más, suena a potente Death Metal. Duro trabajo el suyo, en una tarde-noche de intensa lluvia, el conseguir que la, de momento, pequeña congregación de gente se animasen a mover el esqueleto con cortes tan intensos como “Lies And Decait”. Fuerza y velocidad de ritmo es la tónica general del trabajo de los daneses que se mezclaban en todos sus cortes, para muestra “Murderous Intent” y “Disbecil Ever”. También hubo algún guiño a Roxett en la intro de Hate, de hecho en su set list lo ponían como Roxette+ Hate por evitar confusiones. Sin desmerecer al resto, el incombustible y socarrón frontman Esben Elnegaard demostró ser el alma del grupo consiguiendo mover a todos al ritmo que marcaban sus cuerdas vocales. Una actuación más que correcta, aunque no excepcional, daba paso a los cabeza de cartel.

Tras un buen rato de espera, que se hace más tedioso cuando la sala ya está a dos tercios de su aforo y los fans más acérrimos te respiran en la oreja afanándose en llegar a la primera fila, llegaron ellos, Hypocrisy. Como avanzábamos los suecos también traían nuevo trabajo bajo el brazo y eso se tiene que notar, evidentemente, en el set list. Desde una densa nube de humo vimos como Peter Tägtgren y sus chicos salían al escenario para iniciar el concierto con “End of Disclosure” el primer tema que aparece en último álbum. Al igual que “Tales Of Thy Spinless”. Desde ese instante y hasta el final fue un no parar de ritmos densos, guturales, riffts pesados a la par que potentes y los ritmos acelerados y agresivos de Horgh realizados desde su “trono” (un pedestal donde ubicó su batería). No se centrarían únicamente en su nuevo trabajo, hacía tiempo que no se dejaban ver por aquí y era de recibo un set list variado. Por tanto no faltaron los clásicos de siempre como “Fractured Millennium” y “Elastic Inverted Visions”, ambas de su trabajo homónimo Hypocrisy. Pero también la tremenda, potente y nueva, “The Eyes”. Pero sin duda “Necrómicón” fue uno de los grandes momentos, para el subidón general, que dio paso al mayor circlepit de la noche. Puestos en faena poco restaba ya para el final, habían llegado a más de la mitad de su show, aunque todavía les quedaría por delante otro de los nuevos cortes, que es el que precisamente da nombre al disco, ” End of Disclosure”. También hubo hueco para el imprescindible “Buried”. El final, tras la pertinente salida, resulto explosivo, “Adjustin the Sun” ,”Eraser” y “The Final Charpter”, no podían pedir más sus fans tras 16 cortes.

En definitiva una noche de gran Deth Metal la que se vivió en la sala Arena de Madrid que, como fue muy comentado por los presentes, ha mejorado y mucho su sonido y que sin duda Hypocrisy supo aprovechar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.