JORGE GONZALEZ – Libro

Arriesgado y original rock chileno

Conocido como “el padre del rock chileno”, Jorge González es uno de los músicos más importantes de su país junto a Víctor Jara y Violeta Parra,  y su leyenda sigue estando intacta con el paso del tiempo. Alcanzando la fama junto al grupo Los Prisioneros en los años ochenta, siguió con una carrera solista que siempre ha estado marcada por la innovación y rompiendo esquemas sonoros en cada nuevo lanzamiento. Durante el año 2001 volvió a juntar a Los Prisioneros con su formación clásica (González – Narea – Tapia)  dando como resultado una exitosa gira y un nuevo disco. Vino inevitablemente un nuevo quiebre con Narea  y Jorge alcanzo a sacar dos discos mas con la banda antes de cerrar ese capitulo por segunda vez (y para muchos definitiva). Después de una estadía en México y luego en España el artista formo un dúo de música electrónica con su mujer Loreto Otero llamado Los Updates y estuvieron girando por varias clubes de ciudades de Europa en varias ocasiones.

El  quiebre sentimental con su mujer gatillo que Jorge decidiera autoexiliarse y continuar su creativa exploración compositiva en Berlín (Alemania), cuna de la música electrónica, del cual Jorge ha sido por muchos años un fanático. Asentándose en un modesto piso que bautizo como los estudios Krossener Fishbow, y para sorpresa de muchos que esperaban un disco netamente electrónico,  Jorge  comenzó la grabación del nuevo material entre Enero y Marzo del año 2012 con unos recursos básicos que se aprecian en toda la grabación: una guitarra y un teclado Yamaha que hizo a la vez de piano mas algunas percusiones. A pesar de ser un disco grabado en solitario si contó con colaboraciones de amigos y músicos electrónicos como Dinky, LovLov, Pier Bucci y Ricardo Villalobos.

Desde su mismo departamento  y estudio de grabación casero grabo, mezclo y masterizo un total de 11 canciones con la colaboración de Tobías Freund (excepto “El final de esta maldición” mezclado por Ricardo Villalobos).

“Libro”tiene todo el sonido de una desagarradota biografía contada en primera persona desde lo mas profundo del dolor de su interprete. Por momentos tiene tal intimidad como si estuvieras sentado con Jorge en su casa a su lado compartiendo con él sus dramas y penurias. Un disco tan personal que su mayor referente podría aproximarse a su disco “El futuro se fue” (1994) con letras llenas de desamor y dolor de una honestidad brutal y melancólica, como un desesperado intento de expulsar los demonios de la soledad del ser humano.

EL DISCO: 

 

Amate: Es la encargada de abrir el disco y para todos los oyentes de inmediato nos encontramos con una sonoridad totalmente diferente a todo lo que ha hecho ya en su discografía en solitario. Jorge nunca ha sido de la idea de repetir esquemas y esta vez no iba a ser la excepción. Con unos coros y palmas de clara influencia gospel y un piano de fondo, la letra es totalmente directa como suplicando un llamado a la felicidad a una persona que ya no esta y se ha marchado para siempre. Desgarradora de principio a fin.

Nunca te haría daño: Segunda canción del disco y el primer single que se estreno, en donde siguiendo el mismo esquema anterior esta vez el piano lleva un ritmo más melódico y  la voz de Jorge suena como aquellos baladistas de los años setenta que tanto le influyeron en sus composiciones. Las canciones son muy personales y al escucharlas podríamos buscar referencias muy detalladas y directas de su estado de ánimo. Musicalmente recuerda en cierta forma a esas también desgarradoras letras de “Corazones” pasándolas por una mezcla sonora del disco “El futuro se fue”. Es una balada muy desgarradora y melancólica. En el video clip rodado en blanco y negro podemos ver a Jorge cantando y tocando en un piano de cola de manera solitaria y muy intima.

Yo no estoy en condiciones: Con el acompañamiento de una guitarra acústica Jorge canta de manera absoluta su dolor por el amor perdido, por las ilusiones y esperanzas rotas y destrozadas para siempre. Un atormentado y doloroso recuerdo de frustración a través de una de las mas desgarradoras letras escritas por el ex –Prisionero.  La canción, a pesar de no haber sido un single oficial si contó con un video rodado por Maximiliano Mellado Marambio, el mismo encargado de dirigir el documental “Jorge González en Berlín”, y que nos muestra al intérprete en su vivienda alemana de manera muy intimista mostrando su absoluto dolor en una soledad absoluta que sobrecoge.

Es muy tarde: Siguiendo el mismo dolor de forma directa, esta canción fue elegida como segundo single oficial y tal vez el tema que mas se ha llegado a conocer del disco.

Aquí las melodías de la guitarra acústica y el piano van acompañadas de percusiones y unos coros que dan más texturas a la composición y marca la primera colaboración del disco junto al músico Dinky. Además posee una letra tanto o más directa que la anterior, de esas que te hacen doler hasta el alma por lo que jamás volverá. El video clip de la canción fue dirigido por Esteban Vidal y nos muestra a Jorge en una habitación de Santiago De Chile en compañía de la conocida actriz chilena Ingrid Cruz. Curiosamente este single en la edición en vinilo va en otro orden distinto al resto de las canciones ya que es la encargada de abrir la cara B de ese formato.

 

100 años: Esta canción junto con “Hay algo en la novena” son composiciones que provienen de un disco solista de Jorge que fue grabado hace unos años atrás junto al productor Cristian Heyne, pero que  por diversos motivos jamás vio la luz.  Es una canción también sincera, directa y maravillosa interpretada con la solitaria compañía de su guitarra. Ya a estas alturas puedes apreciar que las letras del artista son lejos lo mejor del disco. Perfectamente podrían haber sido cantadas sin añadirle instrumentos, por que la magia se percibe absolutamente en su canto desgarrador en cada instante.  Aquí Jorge pone especial hincapié en que no hay mal ni dolor que dure más de 100 años en la vida. El video de la canción ha vuelto a ser dirigido por Maximiliano Mellado Marambio quien nos muestra a un solitario Jorge cantando de manera intimista y melancólica en un bosque a la orilla de un lago.

 

Curación: Cantada a través de susurros y siguiendo esquemas de una idea muy conceptual, en donde señala en la canción a Marvin Gaye y su tema “Sexual healing” (curación sexual), Jorge se explaya en un oscuro registro acompañado de un lento ritmo de percusión y los sonidos “lead strings” del teclado en donde el músico LovLov participa como invitado. Una canción que si hubiera tenido más efectos y sonidos sonaría más potente, pero dada la intimidad del disco suena más cruda y directa.  Un grito de auxilio pidiendo salir de la oscuridad.

Algo hay en la novena: Comienza ligada junto a “Curación” con Jorge volviendo a coger la guitarra acústica, esta vez volviendo a los sonidos gospel con palmas y coros. Una canción interpretada en compañía del músico Pier Bucci desde lo mas profundo de la intimidad de su hogar recordando momentos de su vida con tristeza y dolor. Vamos, este es un disco para llorar y entender el dolor del compositor en su máxima expresión.

Hijo amado: Con las hermosas melodías de piano, el compositor canta con desgarro y dolor una hermosa balada dedicada a uno de sus retoños a quien la distancia entre Alemania y España hace que el sentimiento de pérdida por no tenerlo entre sus brazos sea cantado con mayor sentimiento y sensibilidad. Una de las mejores composiciones jamás creadas para demostrar el afecto y amor a su hijo. El  estribillo de “Te echo de menos” esta cantado con una sinceridad total y apasionante. Una excelente canción que nos hace sentir cada vez más empatía con el ex integrante y líder compositivo de Los Prisioneros.

Arauco tiene una pena: La versión que hace Jorge de la conocida canción de la cantautora Violeta Parra, y a pesar de reflejar con sentimiento la rabia que la letra refleja de este clásico entre furiosos rasgueos de guitarra  junto a percusiones y palmas, corta de forma demasiado brusca la temática del disco. Es cierto que Jorge es un reconocido admirador de la música de Violeta, y además ya tocaba esta canción en los directos durante el regreso de Los Prisioneros, y muchos llegaron a pensar que esa “versión prisionera” seria registrada dada su potencia y temática combativa, por lo cual su inclusión en este álbum si bien tiene su magia y energía es un misterio su inclusión teniendo el sanmiguelino mas cantidad donde elegir.  Bien podría haber incluido su acústica y magnifica versión de “The power of love” de los Frankie Goes To Hollywood (que se puede encontrar por Internet) que va mas ligada a la temática del disco.

El final de esta maldición: Con casi 6 minutos de duración y la mas extensa del registro, es de lejos la canción mas siniestra y tenebrosa jamás escrita por Jorge. Podría ser perfectamente un resumen acústico de su disco “El futuro se fue”. Acompañado por Ricardo Villalobos quien toca las teclas de un oscuro y por momentos aterrador sonido de piano junto a unos  platillos como única percusión, Jorge se desahoga de todas esas presencias malignas que lo han lastimado en la vida a través de una voz cargada de dolor y desgarro secundado por unos siniestros coros.  Es una canción que refleja lo angustioso que puede ser el vacío y la soledad en los peores momentos cuando te han hecho daño. Una aterradora experiencia sonora en la que el cantante al final demuestra que por mucho que haya sufrido él volverá a ser feliz y eliminar esa maldición.

Fran:  Es una breve canción que cierra el disco que Jorge escribió dedicada a la actual esposa del famoso “DJ Luciano” cuando se conocieron en los años Noventa, que estaba atravesando por un delicado estado de salud. Si bien esta dedicada a ella, bien puede sugerir mas que nada un cierre perfecto como un canto a la esperanza,  como un llamado a viva voz de que el futuro se ve mas auspicioso y mejor que nunca después de haber estado pasando por mucho dolor y sufrimiento. Un cierre perfecto.

En resumen: La primera impresión que te llevas es que es una propuesta nueva totalmente arriesgada, pero muy original en todos lo sentidos. Es una grabación que ha dividido, como ya esta siendo costumbre, a los seguidores más incondicionales de Los Prisioneros. Para algunos es una obra maestra y para otros un registro totalmente incomprensible. Tal vez esa es la mejor faceta de Jorge, por que de seguro que cuando esta obra llegue a alcanzar el estatus que se merece él volverá a sorprendernos con nuevas composiciones y nuevas sonoridades totalmente originales.

Track list en CD                                                  

01) “Ámate”

02) “Nunca te haría daño”

03) “Yo no estoy en condiciones”

04) “Es muy tarde”

05) “100 años”

06) “Curación”

07) “Algo hay en la novena”

08) “Hijo amado”

09) “Arauco tiene una pena” (Violeta Parra) **

10) “El final de esta maldición”

11) Fran”

Tracklist en vinilo

LADO A:

01) “Ámate”

02) “Nunca te haría daño”

03) “Yo no estoy en condiciones”

04) “100 años”

05) “Curación”

06) “Algo hay en la novena”

LADO B:

01) “Es muy tarde”

02) “Hijo amado”

03) “Arauco tiene una pena” (Violeta Parra) **

04) “El final de esta maldición”

05) “Fran”

**Todos los temas escritos y compuestos por  Jorge González excepto “Arauco tiene una pena” (compuesto por Violeta Parra)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.