SON ESTRELLA GALICIA: NEIL HALSTEAD + KEZIA

El espíritu de la Velvet sobrevoló Madrid

El disco ‘The Velvet Underground & Nico’ siempre sale referenciado en las listas de los mejores de la historia, independientemente de cuando se realiza dicha encuesta. Algo paradójico teniendo en cuenta el poco éxito que tuvo en el momento de su edición. Con el fallecimiento de Lou Reed el año pasado, tenía si cabe mayor sentido el homenaje a la obra. El elegido por Houston Party para protagonizar su ciclo ‘We Used To Party’ fue Neil Halstead, líder de bandas como Slowdive y Mojave 3.

 

Existía cierta expectación, prueba de ello es que apenas un año atrás el músico actuó en la sala Siroco y en esta ocasión, no diremos que llenó, pero sí dejó la sala Shôko Live, de mucha mayor capacidad, con una entrada más que aceptable. El aperitivo llegó de la mano de KEZIA, una joven cantautora que tuvo que lidiar con la más fea. Su tranquila propuesta no tuvo mucha acogida entre el público. Ni siquiera una tibia versión del “Walk On The Wild Side” de Lou Reed, con la que concluyó su actuación, hizo que los ánimos se caldearan un poco. Yo imaginaba, visto lo visto, que ocuparía el puesto de la malograda Nico en la actuación principal, y minutos después mi intuición no fallaba.

 

Lo bueno de la cita madrileña es que era la sexta de las diez programadas en la gira, por lo que NEIL HALSTEAD y su grupo ya debían estar lo suficientemente rodados para poder llevar a buen puerto la misión. Un disco que dura cuarenta y cinco minutos y en el que no sobra ninguna de sus once canciones no es tarea fácil de llevar. Sin embargo la banda se mostró solvente, llevando en algunos momentos a un terreno más ‘shoegaze’ las canciones, pero sin inventar nada que chirriara. En ese sentido desde el arranque con “Sunday Morning” se pudo ver que la cosa iba a funcionar.

 

El centro de atención fue en todo momento Neil con una iluminación que ahondaba en la oscuridad del disco. Y es que al primar la parte instrumental sobre la vocal, podías transportarte perfectamente casi media siglo atrás cuando fue concebido. “I’m Waiting for My Man”, “Venus in Furs”, “Heroin” o “All Tomorrows Parties” sonaron muy compactas y fueron altamente celebradas. Como el disco no daba para más, tras “European Song” (que redujo en su duración) hubo un parón, tras el que regresó en solitario para dejarnos siete u ocho composiciones propias y de Mojave 3, con las que rellenar (en el buen sentido) hasta llegar a una duración standard de actuación, dejando un buen sabor de boca entre los asistentes a este experimento que siempre resulta interesante más allá de los resultados finales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.