ASFÁLTIKA – Rompiendo el silencio

Vuelta de tuerca a su sonido

Muchísimo más progresivo que nunca. Así suena el segundo trabajo de los madrileños Asfáltika, que en las escuchas de disco me han traído incluso recuerdos y reminiscencias a Rhapsody (o Rhapsody of Fire, igual me da).

Muchísimos cambios de ritmo en todas las canciones, mezclando dentro de cada una muchas partes rápidas, ritmos más Heavys, medios tiempos y momentos más lentos y otros más contundentes. Un sinfín de variaciones a lo largo de casi todo el disco.

Los coros y estribillos en varias de las canciones, llegan a adquirir tintes épicos. Que en algunos momentos, llegan a sorprender, pero en otros casi me llevan al aturdimiento. La voz del vocalista José A. Álvarez, está estupenda, con muchísima riqueza y variedad de registros. Los teclados de Eduardo Ortiz, están muy presentes en todo el disco, quizá en exceso en determinadas partes, tomando muchísimo protagonismo por encima de lo demás. El estilo está claro que así lo suele requerir, pero a mí el oído me pide más guitarra en algunas partes del disco.

Un trabajo excelente de bajo y batería, con muchos momentos de lucimiento de ambos. Pero tengo que decir que este segundo disco, no me ha terminado de enganchar como lo hizo el primero. Técnicamente está perfecto y eso no puedo negarlo. Pero quizá la evolución estilística del grupo ha sido demasiado drástica y me ha pillado desprevenido.

Comentar que Asfáltika han contado con las colaboraciones de Tete Novoa en “Alzar el vuelo”, y Gema Vau en “Lucha y poder”. Y que poco después de la salida del disco al mercado, nos enteramos de la noticia del cambio de guitarrista en el grupo, saliendo Ismael Gutiérrez, para dejar su puesto en manos de David Requejado. Y para quien no lo supiera aún, el puesto de teclista que ocupaba Elena Álvarez, ahora lo ocupa Eduardo Ortiz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.