CROCODILES + DEERS + CELICA XX

Buen sabor de boca

Los Crocodiles actuaron en Madrid y ofrecieron un breve, ruidoso y entregado directo. La verdad es que me sorprendió la energía de la banda en este concierto bien estructurado y muy cañero. Desde luego, supieron ganarse al público.

La sala But se fue llenando despacio debido a la programación de tres grupos y a que la hora de inicio era las 20:30h del viernes. A mí los horarios tempraneros me parecen una excelente idea, tanto para días laborales como para el fin de semana. En el primer caso porque puedes ir a un concierto sin preocuparte demasiado de adivinar a qué hora terminará; y en el segundo porque te permite disfrutar del espectáculo y después seguir con lo que te apetezca y dónde quieras. Por otro lado, el traer varios grupos permite ofrecer actuaciones más cortas, pero que suelen ganar en intensidad. Es una buena oportunidad para descubrir grupos, de manera, que no te cansas aunque el estilo de música no te apasione. Para esta noche había dos bandas nuevas nacionales con muchas expectativas y una joven banda californiana, consagrada con ya cuatro discos a sus espaldas.

Los primeros en actuar fueron los Celica XX, un quinteto que entregó bastante energía y un repertorio de canciones propias de su EP “Niños luchando”. Desde el comienzo dejaron claro que lo suyo es conseguir una atmósfera densa y envolvente, pero muy ruidosa. Para mi gusto le falta protagonismo a la voz para apreciar mejor las letras de canciones como “Veneno por Navidad”, que dejaron para un final atronador. Sus temas son largos y con mucho desarrollo instrumental, gusto por lo oscuro y ritmos hipnóticos.

Después les tocó el turno a las chicas de Deers. Es la segunda vez que las veo y me ha sorprendido mucho cómo han evolucionado sobre el escenario en unos pocos meses. El caso es que esta banda no ha parado de dar conciertos por toda Europa, y si en junio me parecieron un poco tímidas sobre el escenario, ahora ya las veo muy cómodas. Sus canciones me siguen pareciendo estupendas y estoy seguro de que van a llegar muy lejos. Las de “Bamboo” y “Atrapadas en el granero” fueron los temas más aplaudidos. Para este concierto se trajeron una canción nueva, “Eso es fácil”, bueno, en inglés.

Otro breve descanso para cambiar el escenario y subieron los Crocodiles. Aunque presentaban las canciones de su último y muy buen disco, “Crimes of Passion” del 2013, no se olvidaron de sus trabajos anteriores y pudimos disfrutar de “Marquis de Sade” o “Cockroach”. Brandon Welchez con el pelo bastante rapado, chaqueta y pantalones muy estrechos, se convirtió en un cantante visceral con mucho sentimiento que contagió al público. Mientras que Charles Rowell se mostró incómodo al principio con su guitarra, pero poco después decididamente espídico. Los de San Diego, pronto alcanzaron un ritmo intenso que mantuvieron hasta el final. Después de una hora escasa terminaron. Ellos sí tuvieron la opción de volver con un par de bises, y en el segundo despedirse con “Satisfaction”.

Pues eso, tres conciertos de jóvenes bandas de estilos diferentes, que trajeron buena música en tres actuaciones cortas y enérgicas, y que nos dejaron satisfechos y con ganas de más.

1 pensamiento sobre “CROCODILES + DEERS + CELICA XX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.