ISMAEL SERRANO – La llamada

Vuelve el cantautor que no se había ido

Nueva entrega, la novena sin contar recopilación y directos, de ese muestrario de poemas cantados con voz tristona que son los discos de Ismael Serrano, joven (ya no tanto) ejemplo de artista que desde sus comienzos a final de los 90 carga no sólo con el peso de ganarse la vida con esto de la música, sino con el handicap añadido de explorar un estilo, el de la canción de autor, que está prácticamente muerto de tan manido y explorado.

No obstante todo ello, y sobre todo gracias a una promoción como dios manda, que ya quisieran otros, a la hora de escribir esto el álbum ya es número 1 de ventas en España y este hombre, una vez más, ha conseguido ser profeta en su tierra.

Tras unos discos (los últimos) más flojillos, este artista vallecano aplica la tímida punta de velocidad que se echaba de menos de forma dramática (sobre todo en Sueños de un hombre despierto de 2007), y la incorporación de ritmos y percusiones latinos y latinas anima un poco el cotarro, que falta le hacía.

Por lo demás, estamos ante un manojo de letras en la onda de este caballero: melancolía a cascoporro (Apenas sé nada de la vida, Éramos tan jóvenes), desamor (Mi problema,una auténtica obra maestra en forma de vals junto a la preciosa voz de Natalia Lafourcade), amor (Absoluto, Ahora que te encuentro, Quisiera).
Destacable por lo ocurrente del mensaje positivo en lo negativo es Candombe para olvidar, y también Te vi, precioso canto a las ecografías de su hija por venir. No faltan, por descontado, las letras de protesta, imprescindibles ahora más que nunca, como El día de la ira  o las decoradas como cuentos infantiles Rebelión en Hamelin y La casa y el lobo, una forma de envolver el mensaje que es ya marca de la casa.

Cierra el disco la ya más inclasificable La llamada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.