SOTO + VANADINE

SOTO llega con fuerza a Europa con Divak

Hace un año que Jeff Scott Soto nos visitaba en una gira acústica y ya teníamos ganas de volver a disfrutar de él en su versión más rockera. Barcelona era su primera cita con el público europeo para deleitarnos con Inside The Vertigo, su primer trabajo, y presentar Divak, el segundo disco de SOTO con nuestro virtuoso Jorge Salán a la guitarra, el teclista y guitarrista BJ, el bajista David Z y el batería Edu Cominato.

Vanadine2Los teloneros fueron la banda suiza Vanadine. Cuatro chicos que descargaron un rock de sonidos duros y con melodías muy fluidas. Aún había poca gente en la sala y, a pesar de la insistencia del cantante, el público estuvo frío. La ecualización de la voz estuvo por debajo de los instrumentos en varias ocasiones y la iluminación fue pésima: unos cuantos leds rojos, amarillos y azules sin potencia. Problemas que se repetirían y continuaron más adelante con SOTO.

Cuando la banda salió a escena había aforo casi completo, unas 200 personas, y había mucha expectación. El sonido mejoró en relación con Vanadine y durante todo el concierto se escuchó bien, pero sin llegar a ser algo excelente. Se notaba sintonía entre público y banda, pero sobre todo entre ellos. Están muy cómodos tocando y lo transmiten en cada canción.

SOTO8Comenzaron con el poderoso Freak Show de su último trabajo y desde el primer minuto no bajaron el pistón ni un solo segundo. La banda presentó más temas de Divak como Weigth of the World o de su primer disco, como Inside the Vertigo, que le da título al álbum. Soto también repasó clásicos de sus otras etapas de W.E.T., Axel Rudi Pell o Talisman, con una recopilación de algunas de las canciones más representativas. Hubo tiempo para temas de Salán como Risk, e incluso del grupo Steel Dragon de la película RockStar con Living the Life.

La banda se retiró tras casi hora y media de concierto, pero todos sabíamos que quedaba un clásico sin el que no nos íbamos a ir, el siempre coreado Stand Up and Shout. La sala se entregó por completo y nadie quedó insatisfecho. El de Brooklyn y los suyos nos habían brindado una velada de buena música y solo esperamos que Jeff siga muchos años por estos derroteros, sea cual sea el género en el publique. Personalmente también fue un placer disfrutar del virtuosismo de Salán que, como el buen vino, mejora con los años. Para finalizar, los cinco nos deleitaron con el «emotivo» estribillo a capela de Community Property  de los Steel Panther.

Podéis ver las fotografías del concierto en este vídeo de nuestro canal Youtube:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.