SURTIDO DEL 2017

No nos ponemos de acuerdo, pero nos da igual

Si es cierto eso de que en la variedad está el gusto, en solo-rock andamos cerca del éxtasis. Hete aquí que le pedimos a los redactores habituales que seleccionen lo mejor del 2017 en cuanto a discos y conciertos de por aquí y de por allá. Ingenuamente, pensamos: con lo que digan nuestros sabios amigos, hacemos una lista de cinco o diez cosas estupendas. Pues no hay manera. Cada individuo, una opinión; cada colaborador, unos gustos. Un reino de taifas musical, un despropósito, un caos, puro rocanrol.

A ver, muchachada, señaladme el disco nacional que os parezca que debe figurar en toda lista que se precie, aquel que quien no haya escuchado anda más perdido que un tipo honrado en el PP, les dijimos.

Y, claro, sale lo que sale: uno dice que lo de Los Planetas es algo imprescindible; otro dice que si Josele Santiago se entera se parte la caja; aquel de allí señala a los legendarios Lagartija Nick; el muchacho de las botas militares pasa de blandurrios y nombra a los S.A. … Además, surgen otros nombres y otros discos de calidad para esta gente cuya misión, sin duda, es introducir confusión. Con lo bonito que sería aquello Un Pueblo, Un Disco. Pues no.

Se asoman a las preferencias Lapido (hay quien no olvida trayectorias) , Rufus T. Firefly (hasta en las mejores familias rockeras hay un sobrino modenno, piensa el sector metalero), Hell´s Fire o Phase II Phase (el sector metalero que no descansa, por supuesto), Dead Bronco  (siempre hay espacio para el rock de raíces), Moon Cresta (que este año cumplen 20, madre mía), Exquirla o Honky Tonky Sánchez (ya está el intelectual…), Los Bengala o Buguibum (la gamberrada que no falte). Incluso creo recordar que alguien había dicho algo de unos tal Lujuria o algo parecido.

Pues vale. Lo bueno es que dan opciones para echar el rato. A ver si nos organizamos con los conciertos de aquí. Soy todo oídos. ¡Anda, hay algunos que están de acuerdo! Dicen que Loquillo, sin duda. Premio para el caballero. Y en segundo puesto… nada, otra vez cada cual a su aire: salen a la pasarela de nuevo Los Enemigos, Los Planetas, Phase II Phase o Exquirla. Se suman veteranos como Rosendo (que este año debe cumplir un siglo en los escenarios o así, madre mía), Sex Museum (ay, ese sabor a juventud, cómo tira…) o Evaristo y sus Gatillazo (di que sí, muchacho de las botas, di que sí). A su lado, Cora Sayers (basta de macho men), Los Labios (gente nueva haciendo maravillosas cosas viejas), Esteban Faro o Enric Montefusco (¡toma eclecticismo de web!). Incluso creo recordar que alguien había dicho algo de unos tal Lujuria o algo parecido. Y de un tipo que debe hacerse llamar Raphael o similar.

¿Y discos de fuera? The Waterboys y Chuck Prophet ponen de acuerdo a algunos, ante el desacuerdo del sector duro, que apuesta por Kreator; de esa gente del fondo que andan locos con Future Islands; de quienes creen en la resurrección de Foo Fighters o The Dream Syndicate o en la inmortalidad de Peter Perrett o Ray Davies; de aquellos que se aferran a la trayectoria de QOTSA o a que no se note el rollo catequista de Neal Morse (qué pesadilla de conversiones…). Y los jevis clásicos, que aún nos quedan, que hubieran preferido a Eclipse, Pride of Lions o Graham Bonnet (aquí no se cree en la inmortalidad, simplemente se sabe). Otro amplio panorama.

Por último, para completar el catálogo de disidencias, los conciertos de grupos de otros lugares. Toman las primeras posiciones Tom Petty y The Cult, abriendo el debate eterno sobre el relevo generacional, más aún al saber que se elige también a bandas de larga duración, como Toy Dolls, Van Morrison, System of a Down, Waterboys, Ryan Adams, Aerosmith, Ritchie Blackmore´s Rainbow (por fin dejó el castillo), Depeche Mode, Eddie Vedder, The Make-Up, Little Steven & Disciples of Soul (incombustibe Van Zandt), Zeke o Spoon, ninguno por debajo de los 20 años de carrera (y algunos con muchos más).

Al final se confirma lo que ya intuíamos: la gente de solo-rock es variada como un surtido de mantecados. Eso sí todos están dispuestos a pasar una noche más en la oscuridad disfrutando de eso que les une: la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.