RUMOURS OF FLEETWOOD MAC

Fleetwoodmaquiamente perfectos

Inverfest 2020

Circo Price (Madrid) 21-01-2020

Redacción y fotografías: Chema Pérez

Venían avalados por Mike Fleetwood y por si alguno no se lo creía, el concierto empezó con un vídeo introductorio donde nos presentaba y recomendaba personalmente al grupo y en el que nos invitaba a vivir la experiencia en primera persona, sin móviles, fotografías o demás cosas que pudieran entretenernos. Y es que es de esos conciertos que si pestañeas te lo pierdes.

Como en otras muchas webs, encuentras comentarios de los cientos de miles de personas que los han visto y elogian su actuación y en este caso no hay ni trampa ni cartón. Todo lo bueno que leáis de ellos es cierto. Son impresionantemente buenos y fieles a los Fleetwood Mac originales.

Siete grandes músicos que se reparten los papeles como si fueran actores, y es que aparte de tocar, efectivamente se meten en el papel que les corresponde. Jess Harwood (en su versión morena) pone la voz exactamente igual que si fuera Stevie Nicks, pero también baila y actúa como ella. Si cierras los ojos, apenas notas la diferencia. Emily Gervers a los teclados y voz, en el papel estelar de Christine McVie, James Harrison a la guitarra y la voz del mismísimo Lindsey Buckingham, Allan Cosgrove a la batería, que no solamente toca igual que Mike Fleetwood sino que encima se parece físicamente. Etienne Girard al bajo, y que forma de tocarlo, hace de John McVie, Dave Goldberg a los teclados y voz, toma protagonismo con la guitarra en la etapa de Peter Green y Scott Poley, que empieza de tapadillo, en el fondo del escenario, casi sin iluminación y poco a poco toma protagonismo, explotando en la segunda parte del concierto, donde interpreta dos bluses de la primera etapa de Fleetwood que ríete tú de muchos bluesman de prestigio.

Con estos mimbres sale buen cesto, aparte de los veinte años girando con este espectáculo, el sonido del Circo Price, el ambiente con un lleno absoluto, la elegancia del grupo, las luces y los vídeos perfectamente sincronizados con la música, hacen de este Rumours un espectáculo digno de verse, ya seas o no fan de los Fleetwood.

Esto es algo más que un grupo homenaje o tributo, es vivir un concierto con la historia de Fleetwood Mac, ya que aparte de los temas archiconocidos hasta por el más profano tocan temas de todas la etapas y es una buena ocasión para descubrir temas no tan populares o recordar otros buenos pero que quizás llevabas tiempo sin escuchar. Es difícil destacar un tema por encima de otro, Sara fue el primero de los más famosos con los que empezaron, una intimísima versión de Songbird donde Etienne se luce a la voz y al piano, una tremenda versión de The Chain donde se ve al grupo en conjunción eléctrica por primera vez y te das cuenta de que la cosa va en serio, Little lies, Rhiannon, entre otros, dieron paso a una segunda parte del concierto.

Se centró en la primera etapa del grupo y fue presentado por Dave Goldberg, que bromeaba sobre si alguno recordaba el año de Woodstock, 1969, y por el número de móviles grabando durante el concierto, dio fe que así era. Creo que este concierto pasará al Record Guinness del concierto donde menos móviles han grabado y hecho fotos (sin haberlo prohibido expresamente) de todos los que he visto, incluso con momentos donde el número de personas con el móvil era cero. Quizás la especie humana aún tenga salvación.

Black Magic Woman, Need Your love so Bad y Oh Well, dieron otra dimensión al concierto, y descubrieron al hasta ese momento eclipsado Scott como un gran cantante y guitarrista de blues, e hicieron olvidar incluso a las voces femeninas del grupo, en ese momento ausentes del escenario.

Y para hacerse notar, que mejor vuelta de la sección femenina que con Gypsy o Seven Wonders y desde allí todo seguido hasta casi cerrar concierto con Everywhere, que con una iluminación de lo más fantasiosa, unido a la introducción de la canción, te hacían sentir como llegando a Oz. La sucesión de grandes números uno era imparable y como era de esperar no podían faltar Go your Own Way y Don’t stop, con el público ya puesto en pie desde varios temas antes.

Cerrando con Tusk, Allan Cosgrove se dirigió al final del espectáculo al público, agradeciéndonos el interés por amar y hacer perdurar la música de Fleetwood Mac y en concreto que es importante recordar esta y otras músicas que han hecho historia en el rock y que no pueden pasar al olvido. Desde luego que mejor no puede hacerse, incluso diría que los originales no podrían ahora mismo superarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.