BACKYARD BABIES

Cortisimo concierto de los suecos, con sabor agridulce

Tenemos una mania los aficionados al rock. En este paramo del siglo XXI, donde nadie se atreve o tiene calidad para convertirse en una superbanda de verdad, buscamos esperanzas en promesas que no llegan demasiado lejos. Paso con THE DARKNESS, paso con BACKYARD BABIES. Apenas diez años despues de que pensaramos que podrian ser un peso pesado, en la linea de los GUNS N ROSES, METALLICA, MOTLEY CRuE y una tan larga lista de grupos que de verdad lo han sido todo, se ha demostrado que son mas un muneco que una alternativa valida. En esa decada han ido reconvirtiendo un estilo musical que bebia de las grandes fuentes del rock y del punk para convertirse en un hibrido de punk comercial y hard rock con coros MTV. Ya lo dice en esta misma web JOSE LUIS CARNES. Razon no le falta. Sin embargo, siempre queda la esperanza de verlos en directo para comprobar si siguen siendo esos bichos imprevisibles, con un toque de peligrosidad que antano parecieron. Asi, consiguieron una entrada mas que decente, rozando el lleno, en la Heineken de Madrid. Publico en general joven, rockeros de nueva generacion que han mamado todos sus trabajos. Publico suyo, en definitiva. Despues de la consabida espera aburrida, empezaron el show BULLET, una banda sueca con aspecto de heavies de los 80 y un sonido influenciado por AC,DC. Ademas de las poses estilo JUDAS de los guitarristas, el cantante con una imagen distinta al resto, es decir, peor fue una sorpresa para el respetable, por su fuerza vocal y su capacidad para los agudos. Resultaron muy entretenidos e incluso consiguieron que parte del publico los despidiera coreando uno de sus estribillos. Media hora despues del final de los teloneros, a eso de las diez de la noche, salian a escena un Dregen absolutamente acelerado y el resto del grupo. Un principio con energia, como era de esperar, en el que sonaron The ship Come undone y Dysfunctional Professional casi sin parar, dio paso a un concierto muy correcto, con grandes temas, pero con la sensacion de que faltaba algo. Es un hecho que del grupo tiran escenicamente Nicke y Dregen, que le ponen actitud al tema y ciertas dosis de provocacion que han ido bajando con el tiempo. Y posiblemente esta ahi el problema, en que un grupo que hizo un disco como Total 13, que iban para herederos del trono del punk rock son actualmente en directo digeribles, domesticados. Esto igual no lo comparten muchos de los que estuvieron esta noche en Madrid viendolos, porque aunque no fue la locura, la respuesta del publico ante temas antiguos, como Look at you o del nuevo disco, como Fuck off and die, Back on the juice, Degenerated o Saved by the bell fue bastante buena. Por supuesto, mejor la del publico mas joven, que se sabia bien el ultimo trabajo de los suecos, del que sonaron hasta ocho cortes. Ademas, es indudable que cuando decimos que los BACKYARD dejan un poco frios quiere decir que estan por encima de miles de grupos, solo que nos hubiera gustado que llegaran mas alto. No vamos a dudar ahora de las capacidades de Dregen como guitarrista aunque si, desde luego de las que tiene como vocalista, que dio alguno de los momentos mas intensos de la noche, pero que se fue apagando hasta tocar casi de espaldas durante los ultimos temas, restando espectaculo. Total, que cuando llevaban una hora y, lo reconozco, yo empezaba a pensar en otras cosas, excepto en algun tema destacable, como The clash o Brand new hate, dieron por finalizado el concierto. Un bis de diez minutitos y a casa, a llevarselo muerto por una hora y poco de musica. Eso me pone malo. una hora y diez, pagando lo que se paga por un concierto es un atraco. Pero es otra historia. El asunto es que BACKYARD BABIES son como un mal boxeador. de apariencia tremenda, pero que se van quedando sin pegada. Demasiado rapido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.