JASON y THE SCORCHERS

Donde Hank Williams se encuentra con los Ramones

Echaba la vista atras tratando de pensar en la ultima vez que habia visto a Jason Ringenberg en directo han sido unas cuantas y caia en la cuenta de que habia sido precisamente en la primera gira de reunion de Jason con estos reformados Scorchers. En aquella ocasion ni siquiera ellos mismos se habian planteado que esos conciertos por Europa fuesen a ser el germen de lo que finalmente se ha convertido en el regreso esperemos que permanente de la banda. Afortunadamente para nosotros, el reencuentro de Jason con su compinche Warner E. Hodges ha dado sus frutos mas alla de lo que fueron unos cuantos conciertos esporadicos. Han pasado poco menos de tres años desde entonces, y las circunstancias de la banda ya no son las mismas que en aquella ocasion. Durante este tiempo la sociedad entre los dos viejos camaradas se ha consolidado lo suficiente como para constatar un renacimiento en toda regla de la banda, con un nuevo trabajo que sumar a su discografia, y que de hecho, se puede considerar uno de los mejores de la misma El propio Warner ha comentado que es un disco del que se sienten orgullosos no es para menos, y no en vano, para su primera aparicion en Madrid como Jason The Scorchers se aseguraron de que todo el mundo fuese consciente del momento de la banda y fuese testigo de su resurgir. Por ello fue, que los temas de Halcyon Times que asi se llama el album en cuestion tuvieron muchisimo protagonismo a lo largo de todo el show, dejando claro que no se iba a tratar de la tipica gira nostalgica de revival y grandes exitos. Desde la inicial Mona Lee con la que abrieron el show, hasta llegar a Moonshine Guy con la que cerraron el set, sonaron hasta siete temas del disco. Quizas por ello tambien, el propio Jason adoptase un papel casi secundario dejando que gran parte del peso del concierto recayese sobre los hombros del inefable guitarrista Warner E. Hodges. Entiendo que es ese y no otro el motivo. hacer enfasis en el elemento Scorchers encarnado por Warner. Porque Jason no estuvo tan explosivo como nos tiene acostumbrados. De hecho, en algunos momentos se le notaba incluso cierto aire ausente, o cansado. Todo lo contrario que el guitarrista, que parecia disfrutar como un enano cada minuto del concierto sin escatimar en sus caracteristicos molinetes mientras hacia gala de un apabullante dominio de su instrumento como lamento habermelo perdido acompanando a Dan Baird. Evidentemente, no solo de novedades vive el hombre, por lo que tambien obtuvimos nuestra racion de clasicazos de los Scorchers, con guinos a los discos en solitario de Jason enorme Bible and a Gun y de Warner, mas las habituales versiones Absolutely Sweet Marie y Lost Highway que tan magistralmente han sabido llevar a su terreno ese en el que el Country y el Punk-Rock se dan la mano y forman una extrana pero excepcionalmente bien avenida pareja de baile. Los nuevos miembros de la banda, Al Collins marido de Stacey y miembro de su banda en el bajo, y Pontus Snibb vocalista de la banda de Hard-Rock Bonafide en la bateria, se han adaptado como un guante al espiritu Scorcher aportando sangre fresca y mucha vitalidad a la seccion ritmica. Jason Ringenberg es viejo conocido de nuestros escenarios, y Warner ya se ha dejado caer tambien alguna que otra vez por estos lares. Todos sabiamos lo que podiamos esperar, y la banda no habia ninguna duda no defraudo. Los reyes del Cow-Punk han vuelto, y tiene pinta de que esta vez es para quedarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.