BOCANADA – El sino de la herida

Bocanadas de Rock&Roll

Desde que se formaron en el 2006, todos sabemos que BOCANADA es uno de esos grupos que pondríamos las 24horas en el reproductor de música, los buenos amantes del rock urbano sabemos que son de los mejores grupos nacionales. El grupo de Martin y los suyos no paran de cosechar éxitos desde que hace apenas unas semanas, sacaran lo que es su tercer álbum de estudio. Grabado y mezclado por el maestro Kolibri Díaz en los Estudio Sonido R5 de Orikain (Navarra) en otoño del 2013, con ayuda de Mapatxe con Edición Protools. Ha sido producido también por Kolibri.

En este disco vemos en la portada un corazón sangrando con alas, sobre unas manos desnudas, como si nos lo ofrecieran y el gran nombre del LP abajo, EL SINO DE LA HERIDA, donde todas las letras han sido escritas por Martin Romero cantante de la banda y donde cada ápice instrumental son todos de Bocanada, es decir que es un disco 100% propio, quitando claro esta las grandes colaboraciones que tiene el redondel. Me encanta la humildad de los grupos del norte (no digo que los demás no tengan humildad), poniendo de por sí que Bocanada es más que los 5 componente principales y que escuchamos en el disco y vemos en los directos; pues obviamente hay que dar protagonismo a los que se lo merecen, desde el merchán llevado por Maribel a el gran fotógrafo que es Fernando Lezaun. Si siguiera contando cosas solamente del diseño, no terminaría en mucho tiempo, así que hablemos de sonidos.

Dan un nuevo diferencial, pues las canciones son del mismo árbol pero de distinto sitio, música igual de cuidada con todos los detalles a oído, rock del bueno sin ninguna duda y un disco un poco más relajado que sus anteriores.

 El Voladero sencillamente es un ritmo muy agresivo en un principio, con unas cuerdas vocales de Martin dándolo todo con el énfasis preciso en cada silaba, no se puede negar que alguno de los gritos más roncos, sean parecidos a los de su hermano, pero siempre con un tono distinto. Las guitarras de Juanito y Abel, son lo que da paso a Cuando se extingan las cucarachas, un compas rítmico, con las guitarras sobresaliendo en toda la canción. Una de mis grandes apuestas de los cortes es Tu nombre se escribe con sangre, con el anterior bajista  Txarly apoyándolos al teclado, el cual me parece un acierto total, dándole un toque melancólico, es llena de magia y poesía recién salida, es como imaginarse una manada de lobos corriendo todos juntos mientras los pájaros los siguen cantando por mitad de mi bosque, por si fuera poco, la gran voz delicada de Naiara Ruz(El portal de Jade) hace los coros; sencillamente la haría un indispensable en los conciertos con frases, tan salidas de las venas del alma como “Que mientras siga vivo, me sudan los huevos desnudar los rosales a cientos para que tengas 365 “catorces de febrero”…”

No me he rendido, una de las mas motivadoras y con una pegada de las manos echas baquetas, de un desarrollado Pepo (que en cada LP se supera a sí mismo en cuanto a técnica), me parece una de las canciones, con el sello de Bocanada más presente, realmente en todo su conjunto es muy brutal con unos cuantos riffs sobresalientes. La que es su single del disco Huele a muerto (con un videoclip incluido que podéis ver en canales diversos), es un medio tiempo casi lento pero con trozos bastante robustos y con la cual presentan a su nuevo integrante, del cual decir que aporta frescura al grupo y creo que siempre hay que darles una oportunidad al menos a los nuevos integrantes, además su bajo es excepcional en todas las canciones, con un aire distinto al de el anterior bajista, pero igual de profundo para cada rama de mi bosque. La balada rockera que dura 2:03 de titulo Entre barrotes, es lo justo para que sepas que estos lobos se adaptan a cualquier estilo que se les presente. Comiendo soles (sangre espesa) es una de las que más pueden recordar a Marea en el buen sentido, guitarras bien afiladas, bajo brillante, batería potente y una voz deseando salir, cuenta de nuevo con coros de Naiara, esta vez más agresiva. Creo que a Martillos del cielo le iría bien un ritmo más grave, más sonoro, mas potencia en las cuerdas quizás. Sus calaveras de nuevo con los coros de Naiara y con una instrumental cambiando de compases perfectamente. Me encanta el juego de cuerdas de la canción Tu tejado y no podían rematar mejor, El faquir con unas pegadas de baquetas impresionantes, con una melodía de bajo chocante ante unas guitarras que quieren darse a relucir, junto con de nuevo los coros femeninos de Naiara y las zarpas de Txarly  sobre el teclado definido entre el conjunto, a lo que se le suma una voz del rock&roll más puro Martin.

Los 5 lobos que componen esta camada, nos han sabido dar a su tercera cría; Quizás algo falta de dureza pero más resistente que ningún otro disco.

Más información en esta entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.