DEWOLFF

Captando a la perfección el rock de los setenta.

Ya lo avisamos al hacer la reseña de su último disco publicado, que estábamos ante un grupo nuevo, muy joven, pero que tocan y hacen música como si llevaran veinte años en esto. Aclamados en Holanda, por fin llegan a España haciendo una extensa gira, y pudimos comprobar de primera mano el porqué.

Apareció el trio vestido para la ocasión elegantemente y con todo su instrumental preparado y traído en su furgoneta decorada perfectamente con una foto del grupo, directamente desde Holanda, como nos comentaron en la entrevista que les realizamos unos días antes.

Hicieron un extenso recorrido por toda su discografía editada y de paso nos dejaron un adelanto de lo que van a lanzar en breve. Todo ello en la misma línea y muy bueno. En directo, pues se crecen más aún que en la grabación. Se improvisa, se alargan los temas, muchos más solos de guitarra y realizados con más fuerza y distorsión. También dan cabida a los solos de teclado (tremendo el sonido del Hammond que saca Robin Piso) y a los solos de batería.

Comenzaron con uno de sus mejores temas, Don’t you go up the sky, con esa maravillosa intro a los teclados. Continuaron enganchando al público, que ya se dio cuenta de que este grupo es cosa seria y que tienen un potencial impresionante, con dos temas antiguos y tres nuevos. Hasta que llegó el primer delirio nocturno, la magnífica Voodoo Mademoiselle, superando con creces a la versión del disco IV, despertó los primeros aplausos desmesurados. Y a partir de ahí todo más rodado todavía.

Al grupo se le veía contento, agradecido, debe ser agradable ir a tocar fuera de tu país y ver que la gente conoce tu música y el que no la conocía la aprecia desde el primer minuto. Pero es lo que tienen hacer las cosas con ganas y calidad. Si logras transmitir eso al público, este lo capta enseguida. Continuaron alternando temas nuevos y antiguos hasta terminar con una versión muy larga de The Pistol, editada en 2011. Este tema en directo es impresionante, mezclan un poco todo lo que les gusta y saben hacer, con los acordes de Take Five van progresando con música propia o incluso metiendo a los mismísimos Allman Brothers (genial la forma de introducir Whipping Post). Juntan todo, rock, blues, psicodelia con solos de guitarra, teclado y batería. Gran colofón final, como no podía ser menos.

Volvieron para realizar un bis que fue la primera composición propia del grupo “Gold and Seaweed”.

Apuntaos estos tres nombres, Pablo van de Poel (guitarra y voz), Luka van de Poel (batería), sí, son hermanos y Robin Piso a los teclados. Y el nombre del grupo DEWOLFF. Para los que ya tenemos una edad y nos gusta la música de los setenta, otro de los grupos a seguir y que darán que hablar seguro. Dominan los instrumentos, la composición, han escuchado y asimilado todos los clásicos de muchos estilos de música y todo ello a la insultante edad de veintidós años. Todo un futuro por delante.

2 pensamientos sobre “DEWOLFF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.