LOS DELTONOS – Fuego

Javi G. Espinosa

Los DelTonos vuelven por sus fueros. Ya desde la portada, con ese viejo soplete encendido sobre un fondo totalmente oscuro (magnífica foto, obra del batería de la banda, Javi Arias), dejan ver ese gusto por las llamas, por el óxido y por lo añejo que nos remite a sus raíces en los sonidos más primitivos y herrumbrosos del rock y del blues. Y el título del álbum, Fuego” (Guitar Town/Folc Recordings, 2019), es absolutamente revelador. Los de Muriedas andan on fire y vienen en plan incendiario. No es ni mucho menos nuevo ese afán de quemar y de arder, pero en este disco lo proclaman a las claras desde el primer momento. 
Y una vez abierto el envoltorio, el contenido no defrauda: trece canciones (¿quién dijo miedo?) de diversas texturas pero todas con el sello personal de la banda. Desde el arranque del primer tema, que da título al disco, se aprecia ese sonido crudo y directo, cuatro acordes básicos con esa grasa que les da lustre, y las brillantes letras de Hendrik cayendo sobre ellos para encajar como afiladas piezas de un puzzle sonoro. El fuego como solución universal, rápida y eficaz, incluso ante el avance de ese “Águila” amenazante que remonta el vuelo y quiere hacerse con el corral, mirando al pasado libre de complejos o fingidas humildades. “No podréis esconderos, pero ya podéis correr“, nos previene amenazante un estribillo para tomar en cuenta.

Hacen un cabal giro en “Correcto” al bues enérgico con tintes sureños y hasta un cierto aire pop, para pasar a la relajada visión apocalíptica de “Apagando“, una irónica mirada a un futuro quien sabe si ya cercano. Vuelven las melodías más soleadas con “Ahora“, el que fuera primer adelanto del disco, un medio tiempo que también tiene su ramalazo campestre. Las armonías de las guitarras definen a “Cazador“, con unos desarrollos muy bien diseñados. “Doctor” es, en palabras del propio Hendrik, un homenaje en toda regla a Little Feat, una de sus bandas favoritas. Un ritmo cadencioso con un sugerente organo de fondo y unas guitarras que se doblan como curvas de una carretera que va intrincándose en zonas pantanosas. Uno de los grandes momentos de este álbum.

Vuelta al blues básico y primigenio en “Majestad“, otra canción en tono burlón para intentar complacer a los eternos descontentos que de todo se quejan. Y ahondan en esa raíz de sonidos del Delta con ecos de la jungla (esos tambores que retumban hasta en el alma) en la soberbia “Vergüenza“, una magistral fabulación sobre la inaudita mala conciencia de alguien que mueve oscuros hilos, más inaudita aún cantada en esa primera persona que suele utilizar siempre Hendrik para contar las historias. “Rutina” imprime un ritmo más acelerado por su propia inercia de atropellada y casi asfixiante sucesión cotidiana de obligaciones y avatares diversos. 
Otro de los momentos destacados es otra canción con una importante presencia de los teclados: “Limpio”  nos sumerge en las atmósferas de las películas setenteras sobre bajos fondos, con esa suave cadencia negroide, casi funky, que te seduce y te envuelve. Antes de acabar el disco, la instrumental Escabeche” (también conocida como “Boogie de Sonny Crockett“, reconociendo la influencia de Miami Vice – y hasta de Misión Imposible, nos atrevemos a decir) pone un punto casi bailable. Y el broche lo pone “Sinceramente“, donde vuelven a relajarse con un ritmo progresivo que nada entre estrofas más marcadas y estribillos que se dejan llevar, con un gran trabajo de guitarras que se extiende y se alarga ocupando entera la segunda mitad de estos cinco minutos finales.

Un disco para disfrutar tranquilamente y, sobre todo, para volver sobre él en repetidas escuchas, para ir descubriendo nuevos detalles y matices, en el que se nos presentan las muchas caras de Los DelTonos y que ahonda en influencias diversas manteniendo su reconocible estilo, dejándonos además para la posteridad un buen puñado de esas incisivas letras que son también una seña de identidad de la banda. Una vez más, lo han vuelto a hacer.

1 pensamiento sobre “LOS DELTONOS – Fuego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.