LOS DELTONOS

INCENDIOS SALUDABLES Y NECESARIOS
Texto y fotos: Javi G. Espinosa
30 Marzo 2019, Caracol (Madrid)

Los DelTonos están de vuelta con un nuevo álbum, “Fuego“, y ya se encuentran inmersos en la gira de presentación de este trabajo. En esta ocasión Madrid ha sido una de las primeras paradas donde han descargado sus nuevas tonadas, llenando la sala Caracol de fieles seguidores, aunque también se podía escuchar al entrar algún “pues yo es la primera vez que voy a verles en directo“. Nunca es tarde, y ahora mismo es precisamente un momento estupendo para ver a esta banda sobre un escenario

Salieron los cántabros con ánimo incendiario, inyectando combustible de sus discos anteriores: “Gasolina” para arrancar motores, “Taquicardia” para subir las pulsaciones y ese “Sursoplando para extender las llamas. Incluso hubo recuerdos al pasado más lejano con “¿Qué podríamos hacer?”, antes de ir entrando a desgranar los temas de su último trabajo, que sonó casi completo. “Águila” y “Ahora” sonaron como dos cortes emblemáticos de su última criatura, muy distintas en su ritmo y su temática pero ambas buena muestra de los actuales derroteros sónicos que transita la banda, mostrando una vena más cruda y combativa pero también otra más melódica y sosegada. Muestras de esa variedad rítmica y estilística son también las recientesCorrecto“, “Cazador“, “Vergüenza” o ese “Fuego” que titula el disco, pero igualmente lo son temas ya bien conocidos y rodados como “Elvis“, “Repartiendo” o “Discotheque Breakdown“, argumentando ese eclecticismo que, puesto bajo el prisma sonoro de los de Muriedas, acaba sonando a algo único y personal: a Los DelTonos

Entre viejas y nuevas coplas fueron dando muestra de la solvencia, la conjunción y la solidez de esta formación, estabilizada como cuarteto hace ya tiempo, con Javi Arias a la batería y Pablo Zeta al bajo marcando el compás mientras Fernando Macaya dobla guitarras con Hendrik Röver, firme al frente de la banda, de la que es voz y alma desde hace ya más de tres décadas, que se dice pronto. 

Para los bises se guardaron uno de sus recientes pelotazos, “Doctor“, con ese rollo sureño en homenaje a Little Feat, y hasta acabaron tirando del más clásico fondo de armario deltónico para júbilo de la afición: su glorioso himno enfermo siempre es recibido con alborozo por su parroquia y sirvió de traca final para su poderosa actuación. Como siempre, un placer comprobar que estos músicos no pierden el músculo ni el criterio, manteniendo además la sencillez y la cercanía. Debe ser algo muy grave, porque nadie les puede curar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.