FUEL FANDANGO

Hay Fuel para rato

Inverfest Circo Price (02-02-20) Madrid

Redacción y fotografías: Chema Pérez

Una parte positiva del Inverfest es que muchos artistas lo aprovechan para cerrar gira y otros para iniciarla. Este es el caso de Fuel Fandango, que con el disco recién estrenado apenas hace una semana, se han lanzado a dar dos conciertos seguidos en el Circo Price.

No parece haberle importado al público, ya que han reaccionado bien comprando todas las entradas los dos días y a tenor de lo vivido ayer, el recibimiento del nuevo disco ha sido más que satisfactorio.

Y es que el nuevo trabajo ha conseguido calar en tan solo una semana, ya que temas como Mi danza, con la que abrieron concierto, Contra la pared, La grieta o Huracán de flores van a acompañar a partir de hoy a otros clásicos del grupo con los que suelen cerrar concierto como Always Searching, Toda la vida o Salvaje. Un disco sobre el que habló el grupo en varias ocasiones haciendo referencia a las ganas que tenían de hacerlo público y compartirlo con todos.

En esta ocasión el dúo formado por Nita y Ale Costa se han acompañado por Richie Palacín a la guitarra y David Bao y Goiko Martínez a las baterías y cajones de percusión, vestidos de un blanco riguroso, contrastaban con el morado de Ale y con el traje-bañador rojo de Nita, con detalles aflamencados en mangas y velos.

El espectáculo de Fuel Fandango va ganando con los años, de todos es conocido que es un grupo de esos que hay que ver en directo, mejor que escuchar el disco, ya que cada tema es un espectáculo donde el baile y las luces tienen la misma importancia que la música. Nita, es un torbellino en escena, lo entrega todo en cada canción. Tal es así que entre tema y tema se retira al fondo del escenario a hidratarse, igual que lo hace un boxeador antes de abordar un nuevo asalto.

Sus originales bailes flamencos, poses y continuas idas y venidas de un lado a otro del escenario, con una inconfundible mezcla entre los andares de Gwen Stefani y cualquier flamenca temperamental que se precie (poned el nombre que mejor os parezca) encandilan al público, por cierto, de lo más variado que he visto en mucho tiempo. Hay parejas de todo sexo, condición y edad, vestidos de la forma más variopinta, desde camisetas de Alaska hasta de Guns and Roses, y es que la mezcla de música electrónica y flamenca que hace este grupo parece que toca en lo más profundo del ADN del Homus Ibericus.

El efecto Nita al subirse al cajón para taconear a ritmo de la percusión encandila, igual que lo hacen las luces láser y los ritmos electrónicos de Ale Costa cuando se queda solo en el escenario y el resto del grupo aprovecha para tomar un descanso o las poses flamencas que a modo de imágenes subliminales coquetean con las luces y las sombras.

Es prácticamente imposible aguantar todo el concierto sin dejarse llevar por el ímpetu de Nita y los ritmos bailables, aparte de la alegría, simpatía e ilusión que se ven que le ponen. Desde luego que consiguen transmitir buenas sensaciones y se ve que disfrutan haciendo lo que quieren y como quieren y además consiguen arrastrar a cantidad de gente con ellos, cosa que no paran de agradecer.

En definitiva, una gira que promete, con una perfecta fusión entre temas antiguos y nuevos, que en ningún momento desmerecen, donde han cuidado aún más si cabe el espectáculo integrando las luces y el baile. Así todos contentos, los que ya conocen al grupo van a ver algo mejor y los que no los conozcan ya están tardando porque van a quedar enamorados del grupo. A pesar de que a Greta Thunberg no le guste mucho, hay Fuel para rato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.