FUNDACION CLUB 45: UN MUSEO PARA REVIVIR LA ERA POP

Alex Cooper nos presenta su sueño convertido en realidad
Texto y fotos: Javi G. Espinosa
19-23 Octubre 2021, Sala Berlanga (Madrid)

Hay personas con una determinación asombrosa para perseguir sus sueños, y aunque la ilusión y el esfuerzo no siempre son suficientes para conseguir alcanzarlos, hay veces que ese empeño no sólo merece la pena sino que acaba por conducirnos al ansiado destino. Alex Cooper siempre ha ido por libre y a contracorriente en el panorama musical español, manteniéndose al margen de las modas del momento y más pendiente del retrovisor que reflejaba sus admirados años 60, la época del beat, la Era Pop. Su amor incondicional por aquella época y aquella cultura va más allá de lo musical y le ha llevado a crear un universo propio coleccionando multitud de revistas, partituras, carteles y los más variados artefactos relacionados con el Swinging London, las minifaldas, los mods, las Lambrettas y otros iconos surgidos a partir de aquella revolución juvenil.

Desde que decidió aparcar su propia carrera musical, el principal empeño de Alex – aparte de seguir editando libros a través de Ediciones Chesea – ha sido encontrar un lugar que acoja su asombroso Archivo Gráfico de la Era Pop, de forma permanente y en las condiciones que merece. Y al fin lo ha encontrado: en la localidad de Santa Colomba de Somoza, en la Maragatería, en pleno Camino de Santiago a su paso entre Astorga y Ponferrada. Allí es donde se va a establecer este singular museo, ocupando las antiguas casas de las maestras, que serán reformadas para adaptarlas como archivo y espacio expositivo.

La idea es tener unas salas para la exposición permanente de una amplia selección de piezas, pero también disponer de espacios adaptables para exposiciones temporales, proyecciones, actuaciones en vivo o presentaciones de libros, discos o películas. Y por supuesto, también cumplirá con esa función de archivo que permita consultar sus valiosos fondos a profesionales acreditados. Todo ello en un interesante entorno rural a descubrir, que es otro aliciente a la hora de acercarse allí – aparte del curioso contraste entre ese entorno y el contenido del museo, dedicado a una cultura tan eminentemente urbana como el mundo pop sesentero.

Para presentar este ambicioso proyecto, que ya va bastante avanzado, la Fundación Club 45 creada por el propio Alex para este fin ha organizado en la Sala Berlanga de Madrid – con el apoyo de la Fundación SGAE, Radio3, el Instituto Leonés de Cultura y el propio Ayuntamiento de Santa Colomba – un ciclo de documentales musicales con sus consiguientes coloquios, acompañados por una exposición de fotografía y otra de ilustraciones (a cargo de Mary Wilson y Oscar de la Huerga, respectivamente), así como un charla para presentar detalladamente cómo será el archivo-museo. Y como fin de fiesta, un par de conciertos de bandas amigas leonesas: Zabriskie y Los Modernos.

Una experiencia de lo más completa a lo largo de cinco días, con momentos para el recuerdo como la revisión de «El regalo«, el fantástico viaje de Cooper a Londres para grabar en los legendarios estudios Konk del mítico Ray Davies (cuya presencia sobrevuela como un Macguffin toda la cinta sin que al final llegue a aparecer nunca), con los recuerdos del propio Alex y de Juan Marigorta, que les acompañó cámara en mano en esta aventura; o la increíble historia de los amplificadores Sinmarc relatada en «Sonido Mosca«, en paralelo a la de los grupos barceloneses de los 60, y con la posterior presencia en el coloquio de Delfín, batería de Los Salvajes. Y hasta volvimos a ver a Alex subirse al escenario, aunque sólo fuera para acompañar con su voz a Zabriskie en una canción.

Un aluvión de experiencias muy interesantes, en unas jornadas llenas de vivencias para no olvidar. Pero ahora toca mirar adelante y esperar que en unos meses el proyecto que tanta ilusión y esfuerzo está costando levantar se vea por fin materializado. Cuando alguien pone tanto empeño y coraje en algo, sin duda merece conseguirlo. El chico que iba andando a toda velocidad y era capaz de luchar contra el viento sigue en la brecha, y no va a dejar que nada ni nadie borre esos sueños que no borra ni el paso del tiempo.

Enhorabuena, y adelante, Alex. Ya sabes que no estás solo, hay muchos más. No se puede parar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.