LEONARD COHEN

El maestro se despide de Madrid con un recital historico

Si hicieramos un simil facilon con el mundo de los toros, anoche LEONARD COHEN habria cortado las orejas y los rabos suficientes para salir a hombros por la puerta grande de la plaza. Resulta alucinante que un musico, a punto de cumplir los setenta y cinco años de vida y despues de un retiro voluntario de los escenarios durante quince anos, sea capaz de emocionar de una manera tan sincera a un publico que estuvo entregado desde que le vio salir corriendo desde el lateral del escenario para comenzar un concierto que parecio que no tenia ganas ni el, ni nosotros de que terminara jamas, ya que comenzo pasadas las diez de la noche y no se puso el punto final hasta la una y cuarto de la madrugada. Los que se hayan hecho con el Live In London editado este ano, pueden hacerse una idea de lo que ocurrio en Madrid. Un sonido perfecto acompano a un concierto sin trampa ni carton, con apenas unos sencillos pero resultones juegos de iluminacion que acompanaron a los diez musicos sobre el escenario durante las veintisiete canciones del recital. Cohen sigue teniendo un halo especial, sigue siendo el ladies man que ha sido toda su vida y es que con esa voz tan caracteristica es dificil no serlo. Para los que pudimos verle el año pasado, si que pudimos comprobar que en esta ocasion, el maestro se enfundo la guitarra durante mas canciones que entonces, como queriendo demostrar que no vive unicamente de su voz. En cualquier caso, el concierto fue memorable, tanto por repertorio como por ejecucion. Las dos partes en que se estructura la actuacion tienen el timing perfecto. La primera subiendo en intensidad poco a poco, desde Dance Me To The End Of Love hasta Anthem, donde nos presenta a su banda por primera vez pasando por autenticas joyas como Bird On The Wire, Everybody Knows, Who By Fire o una incendiaria revision de Waiting For The Miracle, uno de mis temas favoritos de su discografia. Tras el descanso y con todo el mundo esperando cantar sus mayores exitos, Cohen nos ofrece eso, desde Tower Of Song hasta su homenaje a Lorca, Take This Waltz y sin apenas despeinarse ofrecernos espectaculares interpretaciones de Suzanne, Sisters Of Mercy, The Partisan o Hallelujah capaces cada una de ellas de ponernos los pelos de punta. En los eternos bises hasta tres veces dejo el escenario para regresar de nuevo, el publico abandono sus asientos para acercarse hasta primera fila y bailar himnos como So Long, Marianne y First We Take Manhattan y emocionarse hasta alcanzar las lagrimas con Perfect Blue Raincoat y sobre todo con un inesperado Chelsea Hotel 2 que resulto catartico a esas alturas de actuacion. Y como vino, se fue. Con toda su gente sobre el escenario, agradeciendo al publico haber mantenido vivas sus canciones durante este tiempo. Un ejemplo de lo que tambien se vivia en la grada, con familias completas congregadas entorno al poeta canadiense. No se muera nunca, maestro. Setlist. Set 1Dance Me To The End Of Love,The Future,Aint No Cure For Love,Bird On The Wire,Everybody Knows,In My Secret Life,Who By Fire,Lover Lover Lover,Waiting For The Miracle,Anthem,Set 2Tower Of Song,Suzanne,Sisters Of Mercy,The Gypsys Wife,The Partisan,Boogie Street,Hallelujah,Im Your Man,Take This Waltz,bis 1So Long, Marianne,First We Take Manhattan,bis 2Famous Blue Raincoat,If It Be Your Will,Chelsea Hotel 2,Closing Time,bis 3I Tried To Leave You,Whither Thou Goest.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.