KAMELOT LEAVES EYES ADAGIO

Para mi gusto se quedo algo flojo

Y no era por falta de ganas, que las tenia y muchas, de ver a estos grupos en directo. Pero se juntaron varios factores que hicieron que no me llegara a meter de lleno en las actuaciones y que me quedara con un ligero regustillo amargo al final de la noche. Uno de esos primeros factores, es que no llegue a tiempo de ver la actuacion de Adagio, aunque me comentaron que estuvieron muy bien. Mi sorpresa fue enorme, cuando accedi a la sala, y me la encontre llena hasta los topes de gente y me fue muy dificultoso acercarme hasta el foso de fotografos. El foso era como un pequeno potro de tortura, para los que alli estabamos, por las minimas medidas de anchura que tenia, que apenas entrabamos en fila india y apretujados entre el publico y el escenario. Leaves eyes, hicieron una muy buena actuacion, desgranando el mejor repertorio para mi gusto que podian haber elegido, tocando todas mis favoritas. Liv Kristine, estuvo sensacional tanto a la voz, como con su mera presencia en el escenario. Y fenomenal el contrapunto que le da a las canciones del grupo, la grave voz de su marido, Alexander Krull, que lucia una melena que le llegaba casi a las rodillas. En varios momentos mientras el practicaba un salvaje headbanging, me daba con las grenas en la cara y a punto estuvo de enredarse con mi camara. Thorsten Bauer y Sander Van Der Meer, demostraron sus cualidades como guitarristas, al igual que lo hizo la nueva bajista de la banda, Alla Fedynitch. Y Roland Navratil a la bateria estuvo muy contundente y preciso. La banda quiza se hubiera merecido, si los horarios lo hubieran permitido, algo mas de tiempo. Y sobre todo, algo mas de espacio sobre el escenario, que quedaba reducido a muy pocos metros, por la presencia detras de la aparatosa y espectacular bateria de Kamelot. Y llega el momento de comentar, el principal motivo, que me acabo de aguar el concierto. Y fue el repertorio elegido por Kamelot, para esta actuacion. Evidentemente para gustos hay colores. Pero para mi gusto, eche a faltar muchisimos temas anteriores de la banda y tocaron demasiados de los nuevos discos, que son bastante mas atmosfericos que la etapa primera del grupo. Tecnicamente estuvieron fenomenal, todos y cada uno de ellos. Pero las canciones que tocaron, a mi no me acababan de convencer y lo mismo les ocurria a algunos mas a mi alrededor. Khan, a partir da la tercera o cuarta cancion, tuvo serios problemas con el microfono y no se le oia con la calidad y nitidez de los primeros temas, como se hubiese merecido, porque estuvo soberbio a la voz. Thomas Yougblood demostro una vez mas sus habilidades a las seis cuerdas y estuvo genial. Especial mencion se merece Casey Grillo, porque es un extraordinario baterista. Es espectacular verle tocar de la manera en que lo hace, con esa aparatosa bateria con los platos colgantes y tantos accesorios. En esta ocasion vinieron acompanados por Oliver Palotai a los teclados y dos coristas, chico y chica, que entraban y salian al escenario, segun los temas lo iban requiriendo. Ya digo que tecnicamente, tanto individual, como colectivamente, estuvieron casi de diez. Pero la verdad es que se me hicieron un tanto aburridos en algunos momentos, como por ejemplo en los bises, para los que eligieron unos temas a medio tiempo, que hicieron que saliera de la Heineken con un peor sabor de boca, del que ya tenia. De todas las veces que les he podido ver actuar, quiza esta sea la que mas desapercibida quedara en mi memoria, aunque hay que decir, que la mayoria del publico, disfruto mucho mas que yo con Kamelot y no paraban de cantar y corear todos los temas que sonaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.